banner
Boletín ASOCEAN   (No. 13 :: MARZO 2011)
Hector Colaboración de Daniel Loya Salinas   [email]

Daniel Loya Salinas obtuvo el título de Oceanólogo por la Facultad de Ciencias Marinas de la UABC y desde 1981 ha colaborado en proyectos de investigación en la División de Oceanología del CICESE. Desde el 2004 realiza divulgación científica por internet orientada a las ciencias naturales, los recursos naturales, el medio ambiente y el cambio climático.

Los Cruceros Oceanográficos virtuales:
una nueva herramienta educativa.

Estamos viviendo en la Era de la Información y el Internet ha revolucionado muchos aspectos de nuestra realidad, sus efectos están cada vez mas presentes en muchos aspectos de nuestra vida cotidiana, al grado de haber generado un nuevo término denominado "realidad mejorada" (enhanced reality), donde se combinan elementos de la realidad con elementos virtuales que proporcionan información complementaria, por ejemplo: los mapas de Google con la opción de "vista de la calle" (street view) en donde fotos en modalidad de 360 grados se combinan con información del nombre de las calles y flechas virtuales, al mismo tiempo que se permite al usuario recorrer virtualmente las calles de ciudades distantes.

Es sorprendente la facilidad con la que -en la actualidad- una persona estudiosa de la Oceanografía puede estar enterada de los avances en los trabajos que se realizan, por lo general en la cubierta de popa y en los laboratorios del buque, conocer la posición geográfica del buque y hacia donde navega, los problemas encontrados y sus soluciones, los objetivos del crucero y del proyecto que lo generó, la gente que participa y sus inquietudes, los protocolos usados por cada uno de los grupos de trabajo participante, todo acompañado de fotos, videos, gráficas, entrevistas, etc.

La relatoria puede ser de grupo o centralizada. Cuando el esfuerzo es de grupo regularmente significa que cada una de las personas a bordo del buque redacta y edita la descripción de su actividad, usando un tipo de sitio web conocido como blog (un término creado en mayo de 1999, formado por la contracción de dos palabras: web y log), que le permite a todos los participantes del crucero el incorporar información de texto y fotos al formato de páginas web, que funcionan de manera dinámica a través de lo que se conoce como hipertextos, sin necesidad de conocer las técnicas que usan los expertos en el diseño web.

Un ejemplo del esfuerzo de grupo a través de un blog fue el crucero oceanográfico "Xiximi-1", una expedición realizada del 04 al 23 de noviembre del 2010, en las aguas del Golfo de México, en el que participaron 21 científicos de varias instituciones mexicanas, a bordo del B/O Justo Sierra (UNAM), para estudiar y evaluar la salud del ecosistema marino, y que conforme fue avanzando se fueron agregando narraciones sobre las actividades realizadas, mediante un blog en la red mundial (world wide web).

Cuando el esfuerzo es centralizado regularmente significa que si bien cada persona a bordo del buque prepara el reportaje de su actividad, la edición final la realiza una persona encargada de la difusión del crucero, con conocimientos avanzados de diseño web, que recibe los textos y materiales gráficos y los integra al sitio web de la institución que patrocina el crucero.

Un ejemplo del esfuerzo centralizado es la invitación reciente a seguir el desarrollo de un crucero oceanográfico alrededor de la Antártida durante los meses de febrero a abril del 2011, donde el jefe de crucero es un investigador de la Scripps Instituton of Oceanography, con una duración de 67 días, a bordo del rompehielos N.H. Palmer y donde los avances han sido agregados progresivamente a una página web.

Esta tecnología de la red mundial puede ser sin duda una herramienta muy poderosa en los procesos inductivos usados por las escuelas de Oceanografía, para que sus estudiantes abandonen los estereotipos idealistas producidos por los reportajes de la vida de Jacques Cousteau (1910-1997) y conozcan la verdadera vida a bordo de un crucero oceanográfico.

Pero su utilidad no termina ahí. El incluir una liga en la página principal del sitio web de esa escuela hacia una sección donde se presenten actividades realizadas por los maestros y los alumnos durante los cruceros puede ser un elemento clave para convencer a posibles aspirantes a estudiar Oceanología para que se inscriban en esa escuela. Un ejemplo básico de esta aplicación es lo realizado por los maestros de la Facultad de Ciencias Marinas (FCM) de la Universidad Autónoma de Baja California (UABC), mediante una colección de fotos disponibles en una sección de su sitio web, que es usada para representar las actividades realizadas durante las prácticas de campo de los cursos.

Para terminar este ensayo, vale la pena mencionar que aunque la promoción de instituciones de investigaciones marinas mediante videos que representan su trabajo se ha vuelto muy popular en la red mundial, el hacer un video clip con sentido del humor las hace resaltar aún mas. Tal es el caso del Center of Excellence for Coastal Ocean Observation and Analysis (COOA), que en su sitio web tiene disponible un video titulado "Cruise Cruise Baby!" que ha llamado mucho la atención por su originalidad.

El video clip del COOA presenta fotos y videos tomados durante cruceros a la región occidental del Golfo de Maine (EUA), pero usando un estilo narrativo de "rap", basado en una canción titulada "Ice Ice baby" (popularizada en 1989 y que se sigue escuchando ocasionalmente por la radio). Para apreciar el ingenio de Cruise Cruise Baby! se recomienda que la vea y escuche detenidamente (dura 3:57 minutos).

Gracias al Internet, en las ciencias del mar hay una nueva modalidad para experimentar las actividades que se realizan durante un crucero de investigación, mediante la relatoria en "tiempo real" (conforme se van realizando) de las distintas rutinas de trabajo a bordo del buque. A esta modalidad se le puede denominar crucero oceanográfico virtual.

*     *     *

Este boletín electrónico es el órgano informativo de la Asociación de Oceanólogos de México (ASOCEAN) y tiene una frecuencia variable. Si quiere formar parte del comité editorial o tiene comentarios para el editor de este boletín, puede escribir al buzón de correo electrónico boletín@asocean.org y se le responderá oportunamente. Se le invita cordialmente a conocer los beneficios para socios activos de la ASOCEAN.

*   Boletín anterior INDICE DE BOLETINES Boletín siguiente   *